Skip to content

Tráfico de peatones

Escrito por Brooke Warner y Thess Pfferr. Traducido por Thess Pfferr.

Puede ser que no las note al principio: Las docenas de personas que erguen sus pasos a lo largo de caminos cubiertos de hierba y lecho de piedras siguiendo la autovía de Jefferson Davis mientras que el tráfico se acerca a lo lejos. Si mira de cerca, verá que muchos llevan bolsas de la compra, libros escolares, o herramientas de trabajo. Son familias obreras, y no están fuera para hacer ejercicio: No hay transporte público en sur de Jefferson Davis.

El declive de la zona comenzó en realidad a principios de los años 1960, cuando se abrió la Interestatal 95, permitiendo a los conductores pasar por alto la zona al completo. Eso llevó a pequeñas empresas locales, zonas de descanso para camiones, moteles y restaurantes fuera del negocio. En los años ochenta, Jeff Davis era conocido por ser un lugar para drogadictos, prostitución y decadencia social, y generalmente era evitado por los viajeros y las empresas.

Ahora el supermercado de alimentación más cercano, Food Lion, está casi a kilómetro y medio del corazón de Jeff Davis. Muchos residentes sin automóviles deben emprender un peligroso viaje a pie para llegar allí. Es demasiado peligroso incluso montar en bicicleta ya que hay pocas aceras en la zona. La parada de autobús más cercana está a unos 30 minutos andando.

La línea 72 de GRTC a Ampthill es el único autobús que corre a lo largo de Jeff Davis Highway, deteniéndose justo al norte de Chippenham Parkway. Foto de Brooke Warner
La línea 72 de GRTC a Ampthill es el único autobús que corre a lo largo de Jeff Davis Highway, deteniéndose justo al norte de Chippenham Parkway. Foto de Brooke Warner

María G., una inmigrante de México que vive en Jeff Davis, tiene acceso a un vehículo, pero muchos otros no son tan afortunados.

“Yo manejo, pero he visto personas que no saben cómo o tienen miedo [de ser detenidos por ser indocumentados]”, dijo. “Tienen que caminar o pagar a alguien para llevarlos al autobús”.

“También veo a mamás que, para ir a la iglesia, tienen que caminar y cruzar la Jefferson [la autovía Jefferson Davis] y la [Ruta] 150, que son especialmente peligrosas en la nieve o la lluvia”, dijo María. “También hay personas mayores, estadounidenses, jubilados, que no manejan y tienen que cruzar la calle para lavar la ropa. Es muy peligroso.”

Abordar el tema de la seguridad pública ha unido a la gente aquí como nada más lo ha hecho. Miembros de la comunidad hispana, afroamericana y blanca se reunieron con miembros del gobierno del condado de Chesterfield y la Iglesia de Sagrado Corazón que hicieron una visita a Jeff Davis.

“Era importante para nosotros, los hispanos, trabajar con el pueblo estadounidense”, dijo. “Comenzamos a compartir las necesidades que existen en el área donde vivimos”.

Líderes de la comunidad, incluyendo a María y representantes de la Asociación Jefferson Davis, se reunieron con la Junta de Supervisores del Condado de Chesterfield para expresar sus preocupaciones. Lucharon por un ambiente más seguro para sus hijos y un mejor acceso al transporte para todos. Argumentando limitaciones presupuestarias, el condado rechazó el nuevo gasto en transporte público, pero colocó varios bancos a lo largo de Jefferson Davis Highway.

Dos viajeros buscan refugio de la lluvia mientras esperan el autobús. Foto por Brooke Warner
Dos viajeros buscan refugio de la lluvia mientras esperan el autobús. Foto por Brooke Warner

La idea era que la gente de la comunidad pudiera descansar mientras caminaban hacia el autobús.

Escuche el ruido de los vehículos cuando pasan la parada del autobús.

Published inJeff Davis Corridor (Español)
css.php