Los sonidos de las afueras

Inhalar, exhalar,

caminando a casa, paro para tomar conciencia del mundo.

En la distancia, oigo el miau de un gato que casi desaparece en el bosque.

 

Caminando más allá del río,

Veo algunas ranas, no están saltando de roca a roca,

mejor dicho, mienten en espera de presa,

en el silencio, es imposible oír una croa.

 

Redondeo la esquina de mi barrio,

Dos perros se apresuran para saludarme:

“guau, guau, guau,” dicen,

sus colas meneando detrás de ellos.

 

Solamente por el chu-chu del tren cercano

o el brum brum del motor del coche,

sé que estoy en casa.

Leave a Reply

css.php