El onomatopeya

Él casi no oía el “clac” afuera del coche, pero su amigo quería pararlo;

detrás del coche era una botella de vidrio violeta que estaba en brillante pedazos encima de la calle.

Cerca a los hombres era un callejón oscuro;

los “miaus” y “ marramaos” de los gatos fueron fuertes pero tristes, y también habían perros cercanos.

“Guau, guau, guau.”

Usualmente los hombres no pasaban mucha atención a los sonidos afuera durante estos viajes en la media de la noche. Estaban absortos con la música dentro del coche. Por una razón desconocida, algo se paró. Y ahora, solamente pueden oír unos sonidos del mundo en la noche.

css.php