Una descripción del Machu Picchu

Encima de está paisaje bello son campos verdes de suave hierba. Árboles y plantas grandes decoran los lados de las montañas magníficas. Los paredes de piedra crean fuertes separadores para las secciones diferentes como la sección urbana, para agricultura, y los pueblos pequeños. La luz tenue ilumina el pueblo y ahuyenta las sombras oscuras. Las blancas nubes acarician las cimas como una delicada manta y las altas montañas alcanzan el cielo a través de las tenues nubes. Aunque los edificios viejos no son completos ahora, crean una imagen de eternidad, de tiempo parado. Aquí es una instantánea de una vida del pasado que no existe hoy pero muestra la belleza de los Incas.

css.php